Archivo

Categories
Portada (135)

Archive 2017
Junio (9)
Abril (1)
Enero (8)

Archive 2016
Junio (8)
Mayo (4)
Abril (3)
Marzo (3)
Enero (7)

Archive 2015
Agosto (3)
Julio (2)
Junio (1)
Mayo (1)
Abril (2)
Marzo (4)
Enero (9)

Archive 2014
Agosto (12)
Julio (53)
Junio (11)

Portada

Notapor BiG Porras » 11 Ene 2017, 23:45

Imagen


Muy buenas TrueGamers.

Aunque para muchos de nosotros lo acaecido ayer no representa ninguna sorpresa (más que muchos medios incidan en promoverlo) no por ello deja de ser menos ilustrativo de cómo se hacen las cosas en el mundo del video-juego de hoy día.

Tal día como ayer, 10 de enero de este movido 2017, Tetsuya Nomura (padre de Final Fantasy, entre muchos otros) realizó unas declaraciones bastante deprimentes para los que esperan con ansias sus próximos juegos, y llevan siguiendo muy de cercas sus dos proyectos más mediáticos desde hace la friolera de más de dos años.
Y no fue ni más ni menos, que la confirmación de lo que algunos ya nos veníamos temiendo, y es que “Aún queda mucho para que los jugadores vean Final Fantasy 7 Remake o Kingdom Hearts 3”. Desalentadoras declaraciones, cuanto menos, tanto para los usuarios de PlayStation 4 como para los de Xbox ONE y PC.

Y es que, estos dos exponentes del moderno JRPG, son dos de los títulos más esperados por los jugadores desde largo tiempo atrás. Juegos que se prometían como lanzamientos a medio plazo (que algunos intuían desencaminada-mente verlos salir a corto plazo) y que al final se están gestando como unos lanzamientos de futuro, mires cuando lo mires.

Imagen
Jugado por muy pocos, disfrutado por casi todo aquel que pudo catarlo, y esperado (parece que todavia aún mas) por muchos.

Esto deja un regusto amargo en el Enero de SONY, mes que más de una vez parece ser negro para la empresa japonesa, un mal mes de enero (no solo reservado para otras compañías, que tambien parecen sufrir unos inicios de año algo "complejos" cuanto menos), donde algunos usuarios esperan disfrutar pronto de algunos juegos exclusivos de nicho, tales como JRPG o Puzzles, que aunque no suelen contar con desmesuradas ventas, ni interesar a la mayoría de su público objetivo (puede que interesar sí, pero luego no repercute al pasar por caja), siempre son muy bien recibidos por un sector importante de los usuarios.

Con este panorama, uno se pregunta por el próximo devenir de los acontecimientos de la marca asiática, viendo desde la visión periférica hacia atrás como siempre parece haber algún escollo cuando se habla de lanzamientos y promesas de la marca. Lejos que ya (por lo menos para mí) ese nefasto ejercicio de marketing (impropio de una expresa experimentada de este calibre) donde anunciaron juegos exclusivos para 2017, que luego tuvieron que “parchear” reconociendo que ni muchos eran exclusivos, ni mucho menos todos para 2017.

Imagen
¿Otra vez el año de los Players? ¿Cuántos van ya?

No, no voy a centrarme en eso, porque poco hay que no se haya dicho ya o que hable por sí solo. No, yo prefiero centrarme en lo que es realmente importante: LOS USUARIOS.

Usuarios inteligentes que han ido viendo como año tras año, Sony les daba lo mejor de sí misma, en efecto. Pero también, y en demasiadas ocasiones, lo peor de una empresa que debería rendir pleitesía a sus más que entregados usuarios, y a los que demasiadas veces trata de una manera que los TrueGamers no consideramos propia de tal responsabilidad.
Temas como los nuevos robos acaecidos a las cuentas de su red se servicios PSN, entre otras (de nuevo) son cosas ya pasadas y asumidas (y perdonadas) que tampoco desarrollaré aquí.

Esta exposición se basa en los juegos, que es lo que de verdad nos atañe, y en las promesas incumplidas de una empresa que cada vez más juega con fuego con la confianza de sus entregadísimos seguidores, y que cada vez más, parece estar más tocada.
Aunque lo importante es que todos podamos jugar a todo, y no nos perdamos nada, es cierto que gran sector de usuarios se desmarca de este pensamiento, dando a los exclusivos de cada plataforma, una importancia soberana y absoluta. Y confiando a las promesas de una marca, toda su reputación, más que por sus actos pasados y presentes. Y ahí es donde deseo incidir yo.

Imagen
No solo de Naugty Dog vive el gamer.

Cuando a unos usuarios entregados de tu marca, les propones un futuro prometedor y cercano, te debes a ello, tanto a tus palabras como a tus devotos usuarios. No puede ser, que de cada promesa cumplida, se esfumen otras 6 en el viento y no pase nada. No, así no se trata a los usuarios. A los usuarios se les escucha, y a los usuarios se les respeta, siendo tú la que debes someterte a ellos, a quien te sostiene y financia.

Volviendo al topic central del artículo, las declaraciones de Nomura de ayer son solo la punta del iceberg, de lo que realmente tienen que soportar los usuarios. Llevando ya los últimos 2-3 años, con un bagaje de juegos lanzados y aplazados más que cuestionable.
Nadie duda de la calidad de la mayoría de los exclusivos 1st y 2nd Party que maneja SONY, sería ridículo. Pero no puedes supeditar todo tu argumento en solo uno o dos taquillazos al año (algo que parece muy de moda en todas las aceras, pero que solo a SONY se le perdona).

Imagen
Cuando hacer las cosas bien, no lo es todo en el panorama actual.

Después de un 2015, donde los grandes lanzamientos los protagonizaron The Order, Until Down y el más que reconocido BloodBorne, y que dejaron un sabor de boca “agridulce” (por decir algo) en la mayoría de usuarios, uno espera que 2016 se afronte de mejor manera, y no digamos ya 2017. Pero no fue ni ha sido así.

Dejando de lado que The Order no fue la revolución que prometían, ni llegó a calar entre todos los usuarios, que se dividían cual dos bandas para amarlo u odiarlo; que Until Down fue una historia interactiva bastante complaciente, pero sin un gran público objetivo al que dirigirse, y que BloodBorne, su mejor baza, fue 2nd party y más famoso “de boquilla” que en cuanto a la repercusión real de los usuarios (sobresaliente, pero también muy de nicho en su estilo y dificultad, y por qué no decirlo, infravalorado y prejuiciado por muchos a partes iguales). Pero es a lo que te enfrentas con superproducciones de esos calibres, y con un target de público tan grande, numeroso y variado.

Dejo fuera de juego los juegos indies, los mal-llamados “AA”, y los juegos aún más de nicho menor, porque sería hilarante juzgar a una empresa gigantesca y multinacional en base a esos menores aciertos o fracasos (de haberlos habido) en ninguna de las 4 aceras.

Imagen
Tras largos años de interminable desarrollo, ¿lo veremos al fin en 2017? Ojalá así sea, por el bien de los usuarios.

2016 empezó con polémica para la casa azul, con un exclusivo que se pretendía el primer indie AAA, y que pasó con más ruido que gloria real entre los usuarios. The Witness era la obra cumbre de un Jonathan Blow que maldecía a la casa de Redmond, y en el que basaba todas sus esperanzas económicas tras flirtear con la bancarrota, tanto empresarias como personal. Un juego, del que lo que más se recuerda es su precio. 40€ justificados para algunos, e injustificables para otros, que le llevó a prostituir su exclusividad, no solo apareciendo en el “perdonable” Steam, si no meses más tardes, es un parece que odiada Xbox ONE, y al que la crítica profesional trató de encumbrar con sobresalientes, y donde los inteligentes usuarios no le concedieron más que un (por otra parte, nada desdeñable) notable raspado, en el mejor de los casos, con poco más que aprobados en muchísimos (¿demasiados?) casos.

Todo parecía indicar que la época dorada regresaría con el más que deseado medio Remake, medio Reborn, del idolatrado Ratchet and Clank, a cargo de un estudio de sobra conocido y reputado como Insomniac Games. Un juego que injustamente volvió a pasar demasiado desapercibido. Tuvo (y tiene) buenas críticas, y un gran nicho de jugadores aplaudiendo el título, pero desgraciadamente no consiguió dar el “pelotazo” que SONY esperaba. Y aunque la crítica no lo trató mal, el usuario medio no le reportó demasiadas ventas, en un (cruel) mundo actual en el que un “simple” 8,5 de media, no anima a muchos jugadores a gastar su valioso dinero, ni aunque salga a un precio “reducido” (como ya se ha visto en MS hace bien poco).

Imagen
O eres un 9, o eres basura. Triste panorama el actual.

Tras un inicio de año con luces y sombras, todas las esperanzas se vuelcan en lo que está por llegar. Pero cuando no todo llega, empiezan las dudas en el comprados razonado e inteligente.

Parecía que la segunda mitad del año se recuperaría al otorgar a los usuarios dos títulos que marcarían una época, que no son otros que Uncharted 4 y No Man’s Sky. Y aunque muchos otros de calidad se oteaban en el horizonte, como digo no voy a centrarme en indies o en nichos, si no en blockbusters, auténticos vendeconsolas épicos.
Y ahí fue donde Naughty Dog lo volvió a hacer, nadando donde más a gusto se encuentra, y dando a SONY y a sus jugadores una renovada esperanza en los lanzamientos taquillazos de la marca. Pero ahí acabo todo (que no es poca cosa, ojo).

Tras duros contrapiés y demasiado largo desarrollo, recibimos No Man’s Sky de una forma que pocos intuíamos: entre polémicas y decepciones. Cuando cobras a precio de juego completo, lo que pretendes que sea por fin ese indie AAA que rompa moldes, y lanzas un juego incompleto, roto, muy de nicho (yo lo disfruté cosa mala) y rodeado de promesas incumplidas, no se puede pasar de rositas y volcar toda tu atención en lo mejor de tu segundo semestre. Hay que rendir cuentas y no desahuciar al hijo caído ni tirarlo a los pies de la prensa, esto no funciona así.

Imagen
Aventurarse demasiado cerca del sol, puede irremediablemente acabar quemándote.

Muchos preferirán que un juego roto y presionado para salir, al menos salga en vez de cancelarse. No soy yo quien comparta ese desesperado pensamiento (y menos cuando su precio es el que fue, descaradamente)

De ahí, que todos aquellos que querían disfrutar y vanagloriar a la marca disfrutando de más de un solo juego de peso estas navidades, volcaran su afer en The Last Guardian. Otro tortuoso y aplazado desarrollo, con más alma y pasión que técnica y jugabilidad. Un juego que gusta a muchos, pero que no fue ese “boom” que se esperaba de él, ni el que SONY necesitaba. Otro juego que a duras penas sobre pasa el genial 8,0 de nota media (en un mundo donde esa nota no significa todo lo que justamente debería), y donde los usuarios acuerdan en bajarlo a un más que notable 7,5. Notas indudablemente satisfactorias, pero que dejan un juego que no es el superventas que debió ser, ni la apoteosis jugable que se esperaba.

Lo bueno de este mundo es que hay opiniones para todos los gustos, y una nota o un desarrollo no afectan a la pasión de un jugador con cabeza. De ahí que este mismo jugador que escribe, disfrutara largas horas de los mencionados The Witness, No Man’s Sky, o pequeñas joyas no para todos como Everybody’s Gone To The Rapture o Firewatch (la mayoría “exclusivos” que al final no lo fueron tanto, ni lo serán…). Pero eso no quita que, si prometes a tus devotos usuarios un auténtico juegazo a todos los niveles, solo consigas juegos de nicho que solo atraen a un sector, y no te reportan ni la jugabilidad ni las ventas que se le presuponían. Y teniendo que vivir de la renta de los vendeconsolas de siempre, solo innovando a nivel indie o de pequeños nichos de jugadores (agradecidos por ellos) pero que no salvaguarda la esperanza del usuario medio que solo quiere ver “pelotazos” uno tras otros, y al que eso mismo fue lo que le prometiste.

Imagen
Cuando el quiero y no puedo, se mezcla con el cruel mundo de las editoras de presupuesto y tiempo (¿y tecnología?) limitado. Dev vs Publisher.

Todo esto, no sería más que anecdótico en el devenir de una típica empresa de ocio electrónico, si no fuera por la noticia que nos “sorprendía” ayer mismo, y que reconduce el tema de este escrito: la incerteza de la llegada a corto o medio plazo de FF7 Remake o KH3.
Juegos por los que apostaban los usuarios para disfrutar de forma más temprana que tardía, y que ven como, junto a otros, se van perdiendo en el tiempo hacia una fecha que parece no llegar.

Cuando te metes en el bolsillo a tus incansables compradores, otorgándole a tu público objetivo un E3 ganador tras otros, realizados a su entero disfrute, dándole lo que ellos quieren y lo que les define, no puedes andarte con ambages.
No puedes mostrar Shenmue 3 o FF7 Remake, Dreams o Wild, haciendo pensar que se disfrutaran a corto plazo, y llevar casi 3 años en silencio. O coger a algunos de los más esperados como The Last Guardian, Horizon: Zero Dawn o Gran Turismo Sports, y retrasarlos una y otra vez. U omitir del mapa nuevas ip’s prometedoras como DeepDown o Wild como si tal cosa. No, tus usuarios no se lo merecen.

Y aunque en todos lados cuecen habas, siempre se presupone que las de SONY siempre acaban hirviendo rápido y haciendo unos guisos de 3 estrellas Michelin, y eso precisamente es lo que no estamos viviendo esta generación. Donde unos “killers” nunca llegan a serlo, y donde siempre te salvan los pocos de siempre.
Algo demostrado en una feria dedicada al propio autobombo para la imagen de tu marca, una autentica Experiencia de Juego para tus fans, y donde gran parte de lo mostrado es secuela, remake, dlc, multiplataforma, o directamente, no cuenta con fecha. Así no se juega con tus usuarios, y así no se trata a las personas que te lo dan todo, que te hace ser quien eres.

Imagen
No solo de pan vive el hombre, ni de escusas vive el gamer.

Obviamente, ningún exponente del ocio electrónico de nuestros días de salva de la quema, NINGUNO. Todas las empresas se mueven por el dinero, y ninguna siente amor ninguno por nosotros. Todas se merecen la escabechina por sus errores, y vanagloriadas por igual frente a sus aciertos que nos benefician.

Pero solo quiero hacer que reflexionéis, que hagáis un ejercicio de introspección. De porqué parece que más allá de teorías conspiratorias o conspiranóicas, al igual que a (perdonadme el símil) una tía buena se le llega a perdonar una multa, todo lo que hace según que marca esta perdonado y olvidado. Incluso se sobre-justifica. Y digo más, directamente no es malo, no pasa nada. Pero cuando el desliz lo cometen otras, no se analiza y razona los motivos o circunstancias externas o ajenas, si no que todo el peso de nuestra (irracional, por otra parte) ira recae sin medida de una forma extrema (y, ¿ridícula?) hacia el mismo lado.

Imagen
Los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos antifascistas. Frase que nunca dijo Churchill, por cierto.

Tras este bagaje, y tras la decepción de ayer, más de una empresa (y más de dos) ya estaría destinada al E.R.E.

Lejos que ya hablar de inventos “revolucionarios” de cuestionable calidad real, o iteraciones demasiado tempranas que atentan contra los propios usuarios (y entre ellos mismos, que locura). Porque como digo, no es la preocupación de este escrito.
Lo bueno de no representar ni formar ningun tipo de asociación o web especializada del medio, es la tranquilidad de poder abrirme a vosotros en este Articulo de OPINIÓN con propiedad y sin cortapisas, en un muy personal texto que solo expone la opinion de un pobre gamer cualquiera, y que en absoluto representa nada mas


Solo pretendo (humildemente) hacer ver que hoy más que nunca hay que ser un comprador inteligente y razonado; que no es oro todo lo que reluce, ni es oro todo lo que os dicen que lo es, ni se puede vivir perpetuamente de rentas… ¿o sí? A vosotros os dejo esa pelota.

Gracias por leerme hasta aquí, y hasta pronto TrueGamers.
Fdo.: BiG Porras, un gamer 'old school' con los huevos negros.


Imagen
No solo de sueños se vive. Porque en todos lados cuecen habas.

Pd.: Si no te gusta, nadie te ha invitado a mi casa a que lo leas. Marcha tranquilo.
"Tanta paz lleves como descanso dejas..."
Poll: ¿Concuerdas con lo expuesto? » Click here to vote!

Ir al hilo: En perspectiva: SONY. Cuando la imagen de marca lo es todo.
Comentarios: 21